Mis pañales de tela

Llegó el momento de mostrarles mis pañales, los que nosotros usamos como familia. Fabricamos pañales de tela, y por supuesto, los usamos con nuestra hija, quien nunca usó pañal descartable alguno.

En otros países abundan los blogs de mamás que muestran cómo guardan sus pañales de tela, cuántos tienen de cada tipo, qué clase de pañal prefieren, qué colores eligieron, y un sinfín de explicaciones y demostraciones de las experiencias propias de una madre y sus hijos… y sus pañales.
Pero en Buenos Aires, Argentina, los pañales de tela son una novedad, y la experiencia narrada de una madre y sus pañales es de gran ayuda (y genera gran curiosidad, en especial viniendo de alguien que se dedica a fabricar pañales de tela).

En esta oportunidad me voy a limitar a mostrar cómo guardamos nuestros pañales, y qué cantidades de cada cosa utilizamos. (Para conocer nuestros productos pueden ir a este link, y para saber cómo funcionan a este otro)

Es necesario saber que mi hija ya no usa más pañales, y recién ahora (varios meses después) me dispongo a ordenarlos y decidir qué hacer con ellos, pero antes de donarlos, archivarlos o desecharlos preferí escribir este post.

Acá una foto general de nuestro espacio de guardado.

DSC_0304 - 2013-08-11 at 11-23-23
Reciclamos 3 cajones de verdura, los cuales lijamos y pintamos con alguna pintura que había sobrado de otra oportunidad.
Luego de agujerearlos los amuramos a la pared con 2 tornillos y tarugos cada uno. Estos cajones así colocados no son capaces de sorportar mucho peso, pero resultan óptimos para pañales de tela, ropa o juguetes livianos.

DSC_0308 - 2013-08-11 at 11-25-16

El más utilizado es el cajón inferior, en éste colocamos:

– una pila de pañales de algodón “ajustados”, con broches, velcro, o sin ajuste (para usar alfileres de gancho), de algodón común por fuera y orgánico por dentro. Similares a éstos que tenemos a la venta. Se trata principalmente de pruebas que realizamos para llegar a ese modelo que hoy ofrecemos en nuestra tienda. Tendríamos unos 7 u 8 pañales de este tipo

– una pila de pañales de algodón orgánico, con broches, como estos que tenemos en nuestra tienda. En esta foto faltan algunos que ya prestamos, sumarían 6 aproximadamente.

– una pequeña pila, de 3 pañales todo en uno, con algodón por dentro y tela impermeable por fuera, de origen importado. Usados en ocasiones especiales como cuando nuestra hija quedaba al cuidado de alguien (abuelos, tíos, etc.)

Encima de ese cajón podemos ver a la izquierda una pila con nuestros 4 cobertores de lana, uno en cada color (aunque generalmente teníamos sólo 3 cobertores, el cuarto lo sumamos los últimos meses para probar un nuevo modelo). Estos cobertores juntos con las pilas de los pañales de algodón, constituyeron el 80% de nuestros pañales usados diariamente.
Luego a la derecha de los cobertores de lana se pueden ver 3 cobertores de PUL usados principalmente para momentos en que no habÌamos llegado a lavar o secar los otros pañales. Son cobertores de tela impermeable, que utilizamos principalmente con alguna gasa o absorbente hecho de forma casera, apoyado dentro del cobertor.

DSC_0306 - 2013-08-11 at 11-25-00

En el cajón superior guardábamos:

– una pila de chiripás y similares  pañales sencillos, sin broches, velcro, y elásticos. Una combinación de chiripás heredados, con chiripás 8 estaciones, y varios chiripás hechos de forma casera a partir de remeras viejas (mirá nuestro video si querés saber cómo)

– una pila de gasas, paños absorbentes, y similares “trapos”, nuevamente con una combinación de heredados, paños 8 estaciones, y algunos fabricados a partir de telas en desuso.

Estos pañales eran usados en los días que no habíamos llegado a lavar nuestros pañales ajustados. Usábamos chiripás con gasas colocando encima un cobertor de lana, o directamente algunos absorbentes o gasas dentro de un cobertor de PUL. En ocasiones preferíamos utilizar directamente paños o gasas ajustadas con alfiler de gancho. Disfrutamos mucho del uso de los chiripás, siempre calzaban bien, son muy fáciles de hacer, y secan MUY rápidamente.

DSC_0307 - 2013-08-11 at 11-25-08

En el tercer cajón guardamos jueguetes y muñecos que usaba pocas veces.
Encima del cajón se pueden ver una pila de absorbentes extra (pequeños absorbentes de algodón o fieltro que agregábamos por las noches o en ocasiones que necesitábamos absorción extra), y junto a ellos una caja que incluía alfileres de gancho, toallitas de limpieza (trapitos de algodón digamos), algodón, un spray con agua, y una leche de limpieza REHUE.
Dependiendo de la suciedad, usábamos trapitos de tela con agua, o sino algodón con leche de limpieza.
Con cada cambio de pañal llevábamos la caja al lugar donde se realizarÌa el cambio del pañal. (En este post podemos leer ideas de cómo limpiar la cola del bebé de forma natural).

En síntesis nuestra rutina consistía en usar durante el primer y segundo día pañales ajustados de algodón con broches y cobertores de lana. Y luego el tercer (y a veces cuarto día), si no habíamos llegado a lavar y secar los de los días anteriores, recurríamos a chiripás con paños y gasas, o telas ajustadas con alfileres de gancho colocando encima el cobertor de lana, y en ocasiones algunos cobertores de PUL.

En otro post ampliaremos sobra cada temática, pero con esto les compartimos un pedacito de nuestra etapa (ya concluida) de pañales de tela.

¡Espero que les sirva de inspiración!

Opina