Cómo Se Lavan

Muchas veces cuando uno propone el uso de pañales de tela surge la imagen de la madre hirviendo montañas de pañales todo el día, o lavando a mano docenas de pañales… Bueno, no es así.

La idea de que el lavado de los pañales demanda enormes cantidades de tiempo y esfuerzo es más mítico que real. Aún lavándolos a mano, si se lavan en el momento en que se cambian demanda sólo 10 o 15 minutos extra con cada cambio de pañal. Sin embargo, la mayoría de las familias hoy tiene lavarropas, y es éste quien hace todo el trabajo. Sólo es necesario acumularlos durante el día, meterlos a lavar a la noche y colgarlos la mañana siguiente. Esos minutos a la noche y a la mañana no se comparan con el tiempo extra que haría falta trabajar para ganar el dinero necesario para comprar todos los pañales descartables. Así que al contrario de lo que se cree, ¡ahorran tiempo!

Cuidado

Como cualquier objeto, los pañales deben cuidarse para evitar daños innecesarios y prolongar su vida útil. Esto significa: abrir y cerrar los broches delicadamente, no estirar ni retorcer las prendas por demás, no dejarlos a la intemperie varios días, ni expuestos al sol directo por extensos períodos, etc. Como cualquier artículo de tela es recomendable no utilizar lavandina ni someterlo a ningún proceso que favorezca su rápido desgaste.

Lavado de los productos de lana orgánica

Estas prendas deben lavarse a mano y de manera ocasional. Gracias a las propiedades antibacteriales de la lana, sólo es necesario airearlo entre usos, no retiene olores, hongos ni bacterias.

Se debe lavar con jabón con lanolina, o jabón neutro (sugerimos los productos REHUE).

Para el uso, lavado y lanolización del cobertor de lana sugerimos descargar este artículo. Estos cobertores se lavan 1 vez al mes aprox. (mientras no se manchen con caca), o cuando notamos que empiezan a perder sus propiedades impermeables. Debemos entonces lavarlos a mano y luego lanolizarlos (este proceso es indispensable para que los cobertores eviten que la humedad del pañal moje la ropa; consiste básicamente en dejarlo en remojo con lanolina unos 20 minutos).

Lavado de los productos de algodón orgánico

  1. Podemos colocar en el lavarropas todos aquellos productos de algodón orgánico: absorbente adicional, pañal de algodón con broches, chiripá, paño absorbente. Poner el pañal sucio en un tacho de basura o balde colocado especialmente junto al espacio donde se suele cambiar al bebé. Si tuviera caca, arrojarla en el inodoro y/o darle un enjuague superficial para luego colocarlo con los otros pañales sucios.
  2. Por la noche antes de acostarse (o en cualquier otro momento que le resulte conveniente) colocar en el lavarropas todos los pañales sucios del día. Lavar con agua fría o tibia y poner aproximadamente la mitad (o menos) de la medida de jabón del que suele utilizar. Recomendamos mirar aquí para ideas sobre el lavado de la ropa. No usar suavizante, lavandina, blanqueadores de ningún tipo (ni los que vienen en polvo), ni otros productos químicos que luego irán en contacto con la piel del bebé.
  3. A la mañana siguiente colgar los pañales lavados (tratar de no dejar varios días los pañales colgados porque tanto sol puede favorecer el desgaste, en especial de los elásticos, así como resecar la tela).
  4. Cuando estén secos es recomendable guardarlos ya doblados para que sea más fácil utilizarlos nuevamente. (Las telas de algodón pueden plancharse para mayor suavidad y desinfección, no recomendamos planchar los pañales de algodón con broches continuamente porque favorece el desgaste de los elásticos)

Ocasionalmente, cada dos meses por ejemplo, se aconseja realizar un lavado de los absorbentes adicionales, toallitas de limpieza, chiripás o paños absorbentes, con agua caliente, colocando vinagre con aceite esencial en el espacio del lavarropas destinado al suavizante y luego colgándolos al sol. Este tipo de lavado volverá a los pañales cada vez más absorbentes, suaves y blancos (aún más que al momento de comprarlos). Puede realizarse esto mismo con los pañales de algodón con broches, pero con menos frecuencia para no desgastar los elásticos.

No es necesario (ni recomendable en el caso de los pañales de algodón con broches) hervirlos ni lavarlos con lavandina.

Por supuesto que también es posible lavarlos a mano. Sólo lleva 10 o 15 minutos extra con cada cambio de pañal. Recomendamos utilizar jabón vegetal o jabón blanco.

Comentario de las madres respecto al lavado y secado:

“Otra cosa positiva que me olvide de destacar es el tema del lavado, los estoy lavando a mano y realmente no me resulta para nada complicado, al contrario, sumamente sencillo y el secado es rápido.”

“La verdad que no imaginé que me iba a acostumbrar tan rápido a los pañales y además enseguida le agarré la mano para lavarlos, que así como se sugería en la página de poner un balde con agua y jabón en pan y al final del día pegarle una fregadita a todos juntos re funciona! Puede parecer exagerado pero nosotros estamos como recién acomodándonos con casita nueva, nueva vida, aun sigo estudiando.. nadie daba mucha confianza en que pudiera mantener la idea de lo ecológico en una ciudad y estoy muy contenta de poder sí darle lo mejor al planeta y a mi niña.”

“Respecto del secado tenías razón…secan rapidísimo, pasaron la prueba del fin de semana de lluvia y se secaron perfectamente en mi comedor.”

Productos de limpieza naturales

Hemos escrito una Guía de Limpieza Natural del Hogar que describe cómo reemplazar el uso de productos de limpieza químicos tradicionales, por opciones menos nocivas para el medio ambiente y la salud.

Es posible adquirir la guía en nuestra tienda, o descargar un fragmento de forma gratuita.

Link recomendado: Rehue – Jabones vegetales, hechos con aceite en lugar de grasa animal. Indicados tanto para el baño del bebé como para el lavado de su ropa y/o pañales. Otros productos de cosmética natural para bebés y adultos como cremas, leches de limpieza y similares, con ingredientes orgánicos y plantas medicinales.