4 cosas que tenés que saber sobre los absorbentes si usás pañales de tela

1. Existen distintos tipos de absorbentes, cada uno con sus ventajas y desventajas.

Básicamente encontramos absorbentes con 3 formas distintas:
Los más básicos y tradicionales se los llama “planos” (y son nuestros preferidos). Consisten en un rectángulo o cuadrado de tela simple o doble, al estilo de las viejas gasas pañaleras. Sus ventajas: se lavan fácilmente (el agua y jabón puede penetrar bien la tela), secan súper rápido, permiten doblarlos al tamaño necesario sin importar la edad del bebé y hasta podés usarlos como pañal en sí mismo asegurándolo con un alfiler de gancho. Las contras: lo tenés que doblar antes de usar y puede abultar un poco más por tantos dobleces. Nuestro paño absorbente, de algodón orgánico, pertenece a esta categoría.

Otro tipo de absorbentes son aquellos que directamente tienen la forma del pañal donde vas a colocarlo. Pueden ser con forma de reloj de arena, o un rectángulo, de varias capas de tela superpuestas, siempre del tamaño del pañal. Las ventajas son que ya tiene el tamaño exacto para usarlo, y que no es necesario doblar nada. La otra cara de la moneda es que justamente no permite usar el mismo absorbente en pañales de distinto tamaño (el absorbente de un bebé de 1 año tendrá que ser – no sólo más grueso – sino también más grande a nivel superficie, que el de un recién nacido). Otra desventaja es que tardan bastante en secar, y que pueden acumular residuos en su interior (siendo más propensos a hongos y bacterias) que los planos.

En el medio de estos dos, tenemos los tipo “serpiente” o “predoblados”, son varias capas de tela cosidas pero que requieren 1 o 2 dobleces para ser usados en el pañal. Los tipo “serpiente” son tiras del ancho del pañal, pero mucho mas largas, y se doblan al tamaño deseado. Los “predoblados” se pliegan en 3 partes como un folleto tríptico. Son un punto medio entre las 2 opciones mencionadas. Un absorbente tipo “serpiente” es nuestro absorbente adicional, de 3 capas de algodón orgánico.

Absorbente adicional2

Absorbente adicional: tipo serpiente

2. No hay absorbentes mágicos: en rasgos generales cuanto más abulta, más absorbe.

Con frecuencia encontramos información que dice que tal o cual tela es mucho más absorbente que tal otra, que un determinado tejido abulta la mitad que la alternativa, etc.
La realidad es que si bien las telas varían su capacidad de absorción, en líneas generales cuando un absorbente abulta más que otro, también suele absorber más… Las diferencias entre tejidos y telas son muy pequeñas, y no siempre ameritan la compra de nuevos absorbentes, al menos en nuestra opinión.

Lo único que realmente hemos experimentado que hace una diferencia, es la utilización de algo de rápida absorción cerca del bebé (un absorbente de cualquier tela de algodón), junto con algo de absorción lenta pero de mayor capacidad, por debajo del anterior. Es decir, algo que absorbe el pis rápidamente, pero que como luego éste traspasa con facilidad hacia la parte de abajo, necesita de otro absorbente que retenga esa humedad. Para este fin, nosotros recomendamos el absorbente de fieltro. Éste absorbe GRAN cantidad de líquido sin sentirse húmedo al tacto, pero lo hace muy lentamente. La mejor forma de usarlo es poniendo arriba un absorbente de algodón, y de esta forma, el fieltro en realidad va absorbiendo el pis del algodón. Es ideal para las noches, para bebés que hacen mucho pis, o simplemente si queremos agregar absorción sin abultar tanto el pañal.

DSC_0042

Absorbente de fieltro

3. Podés hacer tus propios absorbentes.

…y serán tan buenos como la mayoría de los absorbentes comprados, contando además con las siguientes ventajas: son económicos, versátiles, prácticos, secan rápido y se lavan bien, y son súper sustentables porque permiten reutilizar telas viejas y gastadas.

Simplemente cortando mangas y cuello de una remera vieja de ALGODÓN obtenemos 2 absorbentes planos de gran calidad. Si el tamaño no es el adecuado para nuestros pañales, y no encontramos la forma de doblarlos para que quepan cómodamente en el pañal, podemos cortarlos de la medida deseada.

4. El lavado es simple, pero algunos tips pueden facilitarte la vida.

Exceptuando el absorbente de fieltro o de lana, el resto de las telas pueden lavarse en lavarropas con poco jabón, tan simple como lo hacemos con cualquier otra prenda.
Sin embargo, algunas consideraciones son importantes:

  • Antes de empezar a usar un absorbente (en especial si es de algodón orgánico crudo como nuestros productos), es importante sacarle todo el aceite propio del algodón, así como otros residuos de su proceso de fabricación. Esto se logra luego de sucesivos lavados, o más simple aún: podemos hervirlos 10 o 15 minutos antes de usarlos por primera vez, y asegurarnos su máxima capacidad de absorción. (Esto podemos repetirlo si los absorbentes se mancharon con crema o aceites perjudicando su capacidad de absorción).
  • Hay telas que se “lavan” mejor que otras. La microfibra y el cáñamo en general acumulan más residuos del agua y los productos de limpieza, y por eso largan olor antes que otros absorbentes de algodón. Cuando más abierta la trama y menos capas de tela hay cosidas entre sí, más fácil es el lavado (la gasa de algodón estaría en el podio de las telas más fáciles de lavar).
  • Cuando los absorbentes largan olor a amoníaco apenas se los colocas al bebé, o cuando ves reducida su capacidad de absorción, recomendamos hacerles lo que llamamos una “limpieza profunda“. Básicamente consiste en quitar residuos del agua y acumulación de jabón que los sucesivos lavados van dejando en las telas: dejamos los pañales limpios toda la noche en remojo con agua caliente y un chorro generoso de vinagre. A la mañana los metemos en lavarropas con otro chorro de vinagre y realizamos un lavado sin jabón, con agua caliente. Luego secamos al sol. Esta limpieza además de los beneficios mencionados, les quita posibles bacterias y hongos, los desinfecta y vuelve un poco más suaves y blancos.

Opina